You are here

MAIA MOROSANO: “Siempre que uno escribe, escribe políticamente porque somos sujetos políticos”

Una pared repleta con libros de todos los colores, estantes inundados con dados de todos los tamaños y relojes de arena por doquier, son algunas de las cosas que colecciona Maia. En una biblioteca se encuentra su objeto más preciado: un reloj de arena con forma de dado. Fue hecho exclusivamente para ella por una íntima amiga suya, a quien le costó 20 intentos hasta que por fin el vidrio tomó forma de cubo. No hay otro igual, cuenta la poeta rosarina, que es además estudiante de Letras y editora, y nos habla de su propia singularidad.

¿A qué edad se inició tu pasión por la poesía?
Es difícil decir una edad en particular porque era muy pequeña, tendría dos o tres años, quizá antes. Mi papá y mi abuela son grandes recitadores de poesía, y entonces me recitaban siempre. De hecho, todavía conservamos con mi papá la costumbre de tiranos versos de algún poema cuando pasa algo que nos motiva
¿Empezaste escribiendo poesía o cuentos?
Gané un premio a los ocho años en la escuela con un cuento que se llama “El unicornio azul”. Tengo el poema de un loro que lo escribí a los siete, se llama “El loro”. Así que no sé si fue cuento o poesía. En ese momento también es un poco lo que el colegio te va ofreciendo…
¿Qué te gusta más, la poesía o el cuento?
Sin duda, toda la vida leí más poesía que narrativa, pero también me gusta el cuento, la novela, teatro, quizá lo que menos leo es ensayo.
Entonces te sentís más representada por la poesía
Claro, dentro de poquito se va a presentar una novela mía, “La puerta”, y es una novela que está atravesada por la poesía, y el lenguaje es poético, en el sentido que se repiten palabras, hay ritmo, paralelismos, dentro de la misma narrativa, hay muchísimas imágenes poéticas, figuras retóricas y el lenguaje poético. Creo que es lo que más me atraviesa, aunque escriba narrativas.
¿Tenés alguna influencia literaria?
Uno tiene influencias de todas las lecturas que va teniendo alrededor de su vida, que influyen para bien o para mal. No es que las copias, pero siempre hay un dejo de esa lectura. A mi me gusta mucho “Alicia en el país de las maravillas”, desde muy pequeña la he leído muchas veces, colecciono Alicias, tengo muchas y en diferentes idiomas, pero obviamente a uno lo atraviesan un montón de textos a lo largo de su vida y hay textos que te influyen mucho en una época y otros en otras.
¿Qué momentos son los que te inspiran para escribir?
Yo lo digo todo el tiempo: escribo mucho. No significa que todo lo que escribo vaya a ser editado o a una revista, pero estoy todo el tiempo escribiendo. El celular me allanó mucho el terreno. Cuando tenía 14 años era todo con pluma y papel, pero ahora, si hay una imagen que me atrapa que me parece que va a ir para un poema o un cuento, la capturo.
La tecnología me resulta ventajosa para escribir, aunque la computadora no me haya quitado nunca el lápiz y papel. Antes, nuestros padres pasaban todo a máquina y no me imagino a Cortázar escribiendo “Rayuela” y volviendo a escribirla de nuevo en la Remington. Ahora podemos copiar, pegar y borrar. La tecnología nos ha ayudado un montón y no hay que renegar de eso.
¿Cuáles son los temas de la realidad que te gusta meter en tus obras?
Los temas son todos los que me atraviesan como persona, como ser humano, desde lo político estatal… (duda) …En realidad, siempre que uno escribe, escribe políticamente porque somos sujetos políticos nos interese el partido político que nos interese. Aunque no nos interesa ninguno, también estamos asumiendo una posición política. Desde lo político entonces, hasta las pasiones humanas, el amor, la locura, la soledad, la tristeza. No creo que haya un tema que no se pueda tratar, es también lo que a vos te importa y te representa. La palabra sobre todas las cosas representa, es su función histórica y cultural, representar a uno mismo, a una cultura, lo que uno desea.
¿A qué público te interesa llegar?
Al que le interese leerme. No es que tengo un público marcado. A mí me interesa que todos las ideologías lean. Yo tengo la mía y no la voy a cambiar por nada en el mundo, pero no me interesa que solamente me lean personas que tienen una ideología de izquierda o mas popular. Quiero que me lea al que le interesa la palabra y le provoque algo lo que estoy diciendo.
En cuanto a Conexión Malbec, ¿te inspiraste en algo de la realidad o es todo producto de la imaginación?
Conexión Malbec surgió de un amigo que es medio chinito y jugando, cargándolo con determinadas frases, surgió. En ese personaje me imaginé una mujer obsesionada con él. De hecho, él todavía no lo leyó a ese, se va a llevar una sorpresa y se va a reir mucho cuando se lo muestre.
Los alumnos de Producción Audiovisual hicieron un corto en base a tus cuentos ¿Cuales son tus expectativas con el corto y con nuestro proyecto Narrativas Lab?
A mi me parece que el arte es para dialogar con otras ideas o pensamientos. Nunca nadie va a volver hacer otra obra escrita igual. Uno ve una película y después no puede decir que la película es peor o mejor que el libro. Es distinto porque hay imagen y sonido. Es lícito, yo creo que las películas no deberían tener los mismos nombres de los libros porque me parece que son distintas. Deberían decir que están inspirados en estos porque es lo que son. El director tiene el mismo derecho para cortar algo como cualquier persona que observa un cuadro y hace una poesía de ese cuadro, es el cuadro? NO. Lo que pasa es que hay como todo un mito que tiene que ser fiel al libro. Para mi no es posible.
¿Como te ves de acá a 10 años?
Yo me veo escribiendo y dando clases, como hago ahora. No muy diferente, nada más con 10 años más de experiencia en la docencia y en la escritura.
¿Escribirias otros géneros?
Seguro, me encantaría, teatro no escribí nunca por ejemplo, ni ensayo. Jugar con eso seria muy lindo.

Top